20 febrero 2014

Desapacible y encantadora jornada

Viento y fresco. Para algunos frío y mesa camilla. Para otros qué bien que me toca oficina. Algunos lo disfrutan desde la ventana...
Salimos JoséMiguel y el secretario en busca de charla, de compartir interpretaciones, de encontrar algo y reencontrarnos de nuevo. Va a ser una vuelta al Maigmó de unas cuantas horas en la que él descubre más que yo y a mí me encanta servirle de interpretador.
Pero no todo es de nuestro grado. Creo que en esas de criticar las destrozas que montañeros y, sobre todo, corredores por montaña, han hecho en algunas míticas sendas de nuestro territorio (Cabeçó, Puig...), nos encontramos con maldades como esta...
Que cada cual saque sus conclusiones, menos el mechero, que saque lo que quiera.
Esto es a la salida del Pantanet y prestos a encarar la Cresta dels Frares. Aunque pelín antes nos retratamos en la salida del inmenso chocho que se esconde debajo de la presa del Pantanet...
Un día gris y venteadito que nos ha llevado por pistas y sendas, unas peladas y otras entre pinos y carrascas que jamás me dejan impasible. Soy un privilegiado por tener esto tan cerca, por poder disfrutarlo y reviso y apruebo mi alma cada vez que doy el paso que me conduce a buscar estas sensaciones. Y más dichoso de poder hacerlo en compañía de buena gente.
Pistas, sendas, barrancos, rocallas, crestas, monumentos, arboledas y bancales. La eterna presencia del hombre en estas tierras. Cultivos enormes que, no sé por qué, han sido así de permisivos con algún ejemplar que aguanta las ventiscas, solanas y otras inclemencias del tiempo.
Me ha encantado la soledad de este árbol, la resignación y tristeza que le puede llegar a producir verse tan distante del bosque. Quizás es diferente... Sí, es distinto, forma parte de la personalidad de un paisaje único que contrasta con la masa. Sí, es el protagonista, al menos de esta foto.
Y así, brevemente expresado, ha transcurrido un hermoso día de febrero de 2014 que no regresará, pero que no se olvidará, porque ha sido aprovechado como si fuera el último.
Biengastado.

No hay comentarios: