Trampas naturales

La falta de información y la imprudencia acentúan el riesgo del excursionismo y la escalada en ciertos parajes de Alicante
REBECA LLORENTE - Alicante - 30/07/2007 EL PAÍS
Tres de las cumbres de la provincia de Alicante, Penyal d'Ifac (332 metros), Puig Campana (1.406) y la Serra de Bernia (1.128) junto con el Barranc de l'Infern se han revelado como traicioneras trampas para los excursionistas e, incluso, han llegado a ser letales para los inexpertos montañeros. Así lo certifican el número de intervenciones de los equipos de rescate en los últimos años, que alcanza su máximo exponente durante el verano. En 2006, los bomberos intervinieron en 80 casos. Un año antes, dos de los 88 excursionistas atrapados durante el ascenso a estas montañas perdieron la vida, despeñados por las laderas del Puig Campana. El déficit de información en puntos de acceso a estos soberbios parajes sumado a la imprudencia de los excursionistas los convierten en emboscadas naturales.
El Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante ha constatado el imparable aumento de excursionistas a parajes de complejo acceso. Sólo el parque natural del Penyal d'Ifac, en Calp, recibe una media anual de 100.000 visitantes. Pero es una minoría la que se atreve a escalar las escarpadas faldas de la roca. Raimundo Torres, sargento del parque comarcal de Bomberos de Benidorm, atribuye la mayoría de los incidentes a la temeridad de los turistas. "La escalada aparentemente no encierra gran complejidad, pero requiere atacarla con las mínimas garantías de seguridad y de equipamiento", asevera Torres. A la osadía de muchos aprendices de montañeros se suma la nula información en los entornos de acceso a estas intrincadas rutas. Los paneles informativos sobre la dureza real del recorrido y los consejos para coronar sin riego su cúspide son casi inexistentes.

Pero es, sin ningún género de dudas, el coloso del Puig Campaña, la segunda cima más elevada de la provincia de Alicante con 1.406 metros de altitud, la que se cobra más víctimas, un buen número de ellas senderistas foráneos. "Si desconoces la montaña, el Puig Campana puede llegar a convertirse en una ratonera para los que quieren alcanzar su cima", advierte Licinio Antón, presidente del Centro Excursionista de Elche. Los especialistas han consolidado dos itinerarios para alcanzar su cumbre: una es un cómodo sendero que bordea la montaña hasta la cima, mientras la segunda discurre por la cara más escarpada atravesando el peligroso paraje de la Pedrera. Este punto acumula la mayoria de los accidentes.

Otro de los cebos naturales que atraen a centenares de excursionistas es la Serra de Bernia, en Altea. Aunque el punto que precisa mayor número de intervenciones del equipo de rescate de bomberos especializado en vertical es el Barranc de l'Infern. En plena Vall de Laguart de La Marina Alta se despliega una de las simas más espectaculares de la Comunidad Valenciana. Aunque este enclave, bautizado como la catedral del senderismo, sólo es recomendable a especialistas en barranquismo, su belleza y singularidad atraen a centenares de excursionistas ocasionales. Estos grupos suelen perderse nada más empiezan a avanzar por sus laberínticas grutas. Aunque no hay cifras concretas, el desfiladero se ha cobrado ya, al menos, la vida de dos montañeros.

Comentarios

  1. Tiene que ver con lo del otro día del Mont Blanc... La montaña no perdona errores. Un guía o una buena formación ayudan. Otra cosa son las ganas, lo que tira el medio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario