22 julio 2011

ISOSTAR DESERT MARATON 2011

------EL VÍDEO DE LA PRUEBA:  Isostar Desert Maraton from Jaime Escolano on Vimeo.

Desde mi residencia de verano escribo estas palabras, esta crónica de mi primera experiencia desértica. Dicen, y con toda la razón del mundo, que el descanso forma parte del entrenamiento, y eso es lo que he hecho durante 4 días. En Cabo de Gata he reflexionado sobre muchas cuestiones… Muchas más de las que se pueden imaginar. Y regreso feliz, mucho más de lo que se puede imaginar.
Entre otras cabilo sobre lo que sucedió el pasado fin de semana en la primera carrera desértica europea, o algo así la han llamado los de No Limit, y no andaban desencaminados.
El resultado ya lo sabemos. 143 apuntados. 17 que no salen. 65 que abandonan y 61 llegamos, yo en el puesto 37. Empleo 19h58m para cubrir los 112k de esta primera IDM. Jorge padece una deshidratación de caballo pasada la maratón. Luego detalles.
GUANTÁNAMO
Llegamos mi hermano Jorge y yo a eso de las 10 de la noche al campamento festero convertido en enclave de la IDM 2011. Mejor dicho, al revés, la fiesta será el siguiente fin de semana (hoy, mañana…). Hemos viajado en la Escolana II, con todas las comodidades del mundo. Jorge hace de arguiñana y asa cuatro de las formidables hamburguesas que prepara Álvaro. Proteínas que, seguro, van a ser decisivas en el resultado final. A ver si patentamos barritas de hamburguesa Roselló.
Llenamos de proteínas la máquina. Me hinco 3 latas de cerveza para que pasen bien y vayan hidratando el organismo y pensamos en descansar. Ahora la temperatura es espectacular, fresca, agradable, ronda los 20º. Llegando empezaba a dar miedo ver 31º a las 8 de la tarde por la carretera. Dormimos y hasta nos tapamos… Cada uno sobre un colchón, amor y afecto a saco pero mariconadas pocas.
Amanece el día. Dormimos bastantes horas, para mí más que suficientes, unas 8-9. Desayunamos como señoritos igualmente y nos dirigimos al Guantánamo este a recoger los dorsales y demás.
La cola para recoger lo pertinente no es pesada. El sol de momento no agobia. Hay orden y calma. Hasta las 12 no se sale la carrera y el personal se lo toma con calma.
Ya me considero un privilegiado por poder estar aquí. Me hace ilusión esta carrera. He estado saliendo con el calor y la humedad alicantinas durante muchos días pensando en esta prueba y cuando me planto en la cola me entrega el dorsal y demás ni más ni menos que la mismísima Mónica Aguilera
Recibo una camiseta, una gorra y material de los patrocinadores a saco: geles, barritas, galletitas, bidoncitos, etc. de Isostar que se van a quedar en casa porque llevo mi propia mandanga: Queso goudar, jamón serrano, colines, lomo ibérico, membrillo casero, almendritas, gominolas de cocacola y de albaricoque, tubitos de ovestrim y 2 ampollas de aguamarina de Quinton. Las barritas las aborrecí hace años, lo que no quiere decir que no me meta alguna en algún momento puntual, pero hoy no.
Regresamos a la cacharra y ponemos en orden todo. Hay que meter 2,1k de material mínimo en la mochila: agua, ropa, brújula, etc. El material que exige la organización y lo que cada cual considere. Bueno, no he dicho que es una prueba en autosuficiencia, es decir, que cada cual lleva lo suyo salvo el agua, que la pone la organización a razón de 1,5L de agua+0,5L de isotónica en cada uno de los 8 puestos de control. Calculo que habré bebido unos 18-20 litros, complicado si hubiera tenido que cargarlos yo también.
THE SHOW MUST GO ON
Al más puro estilo No Limit-grandes eventos deportivos la hora de la salida va cobrando interés. Las primeras carpillas que nos reciben están dedicadas a controlar el material de la gente. Mi mochila pesa 8k, llevo hasta neceser, a mí que no me farte de nà. La camel a tope, dos bidoncicos, el teléfono, el gps, los bastones que no utilizo….. Y lo obligatorio de marras.
Empieza a llenarse de parroquianos de todas las clases y condiciones. Algunos parece que vayan a hacer la carrera de su vida. Otros llevan cara de despistados, de ser la primera cita. Jorge y yo llevamos, además del material, el humor puesto en el rostro
Muchas caras nos suenan. Yo no tengo mucha memoria para quedarme con los más famosos, Jorge reconoce a algún machaca. Encontramos a Alberto, José Antonio y otros amigos de Alicante
Van pasando los minutos, va entrando todo el mundo en el corralito y delante del pelotón se sube un señor de la organización con un megáfono para dar una breve charla con información de lo que nos espera. Habla de las temperaturas extremas, del tipo de terreno, de los controles, los avituallamientos, nos da consejos sobre cómo nos tenemos que tomar la prueba… Pero muy pocos se hacen una idea de lo que nos espera. Yo no me la hago, y digo muy pocos porque habrá quien tenga experiencia en este tipo de carreras y sepa de qué van. Y la otra razón es que la organización se ha reservado dar detalles del recorrido y distancia final. No sabemos por dónde iremos y sólo que esto transcurrirá entre 110 y 120k. Desconocemos igualmente el perfil de la prueba.
K0 y 12 del mediodía, salimos. Dejamos este guantánamo atrás y trotamos alegremente entre enormes bancales de cereal.
Caminos y pistas abundan a lo largo de todo el recorrido…
CONTROL DE PASO 1
Esta primera etapa de 13,5 K es un primer contacto con el terreno, con el clima de los Monegros. No me parece que sea más ‘jodido’ que cualquiera de las sesiones que me he pegado en casa a mediodía para ir ambientándome en estos menesteres. No sudo mucho, esto es más seco que Alicante, pero ojito, iremos viendo que esto no está peleado con la deshidratación.
Llegamos al primer control de paso (CP) a eso de las 13:25pm y tenemos a nuestra disposición el litro y medio de agua y el medio de isostar. La mayoría vamos de sobraos y no cogemos todo lo que nos corresponde. Nos limitamos a rellenar bidones con los retales de otros corredores. No estamos mucho tiempo en este CP1. Seguimos… pistas rectas, con leves curvas quizás, largas, con pequeños desniveles, escasos…
CP2, TONTERÍAS POCAS
Atravesamos algunas zonas de saladar, el suelo está blanco. A veces paro y siento cómo el calor sofocante sube del firme y me recalienta los mofletes. Creo que si me tumbo dos minutos podría palmar. Trotamos suavemente, a ralentí. Hay quien afronta alguno de estos tramos caminando. Recuerdo con alegría cómo después de atravesar una ramblilla en la que no corría ni una pizca de aire y todo era sofocante llegamos a un puente que nos ofreció una sombra fresca y venteada. Allí íbamos parando y respirando hasta arrancar de nuevo. Alcanzamos así el CP2, k28,2, a las 15:51pm
No te creas que había mucho espacio libre debajo de estas carpitas playeras blancas. Y tampoco retales de agua por ninguna parte. Aquí se ha acabado lo de rellenar. Lo que no cabe en los bidones o camel se engulle hasta la última gota. Yo aún he llegado con algo de agua del anterior control, aún así me llevo todo lo que me corresponde, TODO. Evidentemente pido retales, mendigo a ver si algo cae, pero nadie da nada, hasta se respira cierto mal humor… Me huelo carestía, escasez, penuria.
EL PURGATORIO…EL PEOR LUGAR EN EL PEOR MOMENTO
Efectivamente, tal y como rezaba uno de los lemas de la carrera, este tramo, entre el CP2 y el CP3 nos encontramos en el peor lugar en el peor momento. Tramo comprendido entre el kilómetro 28 y el 40, entre las 3:50 y las 6:15 de la tarde y con las pendientes más promunciadas de todo el recorrido (aproximadamente 300 positivos entre el k35 y el k40). Comparado con cualquier otra carrera por montaña estos desniveles son ridículos, pero se añaden a un cóctel fatídico: Desnivel+temperatura.
Mi caspo-termómetro marca 41º, a un corredor que por allí pasa le marca 42,9º (en otros blgs leo que han mardcado hasta 49º, joder, eso es media ebullición, ¡quina pooooor!). Un infierno ¿verdad?.
El personal va buscando sombrajos por aquí y por allá, se agazapa debajo de los taráis, de cualquier pino. Aquello del trotar se va a acabar empieza a aplicarse a esta altura del circuito.
Personalmente experimento cierta preocupación al agotar mi bidoncillo y succionar con fuerza mi camel y no obtener ni una jodida gota de agua en plena pendiente positiva y sin saber muy bien a cuánto estoy del CP3. Ante tal perspectiva procuro disfrutar del entorno. Después de atravesar unos bancales convertidos en espartales, con estupendos árboles secos y matorrales ásperos, superamos una pendiente que nos deja en una pista flanqueada por pinos (parece que cambia el paisaje) que comienza a picar hacia arriba…, y no acaba. Pero encuentro armonía y belleza, ambas virtudes también pueden ser de secano ¿vale?. Y con estos pensamientos engaño la sed y llego al CP3. El punto más alto del recorrido, el k40,7 a las 18:15 de la tarde. No hay foto, hay vídeo de este espantoso lugar. Me encuentro a los efectivos sanitarios currando como locos poniendo goteros e hidratando compañeros. Demoledor. En este lugar llegan a retirarse, según me informan más tarde, cerca de 50 corredores.
Yo me encuentro bien. Ahora sí que hay retales a saco. Los que se retiran reparten su agua con los que seguimos. La botella de emergencia (la organización ha dado medio litro de agua de emergencia que si la abres penaliza) también se reparte. Me hidrato como si fuera la última vez y lleno mis depósitos hasta los topes. Me tomo un ibuprofeno, tengo la cabeza recalentada. Dentro de un rato comprobaré que me ha sentado bien. Espero que llegue Jorge. Va tocado pero llega hasta aquí.
LOS CUPONES, COCAINA… COMO DECÍA ROSENDO
Además de suero, isotónicas, agua, etc. hay quien reparte algún extraño medicamento sólo a disposición con receta médica. Me refiero a un opiáceo –ADOLONTA- que un tipo recomienda y da a otro corredor. Me parece una inconsciencia. En primer lugar que por tu gracia repartas algo que no sabes cómo va a caer en el cuerpo de otra persona, por muy bien que te funcione a ti (en un foro leo que a una chica le recetan esto y acaba en una clínica de desintoxicación). En segundo lugar por quien lo acepta, porque no sabe cómo le va a caer ni quién es el ‘pájaro’ que te lo proporciona. Lo de que no hay que estrenar zapas el día de la carrera es extrapolable a estas sustancias. Jamás se me ocurriría dar nada de este tipo, aún no me ha despertado la vocación de camello, y menos consumirlas en público y alardear de ello. Allá cada cual con sus cosas, aunque quién sabe, nunca digas de esta agua no beberé.
Estoy de acuerdo en que estas pruebas son extremas, y ante situaciones extremas, problemas extremos y soluciones extremas. En primer lugar entrenamiento, en segundo lugar coco y finalmente conocimiento, es decir, saber cuáles son las medidas extremas que vas a tomar ante esas situaciones (alimentación, medicación...)
CP4 EL PUNTO DE INFLEXIÓN
Estamos una hora recomponiéndonos en el CP3 y salimos arropaditos Jorge, Ramón, el argentino, Albert y el secretario. Desde aquí se desciende hasta la meta, bueno, con algún repechito y tal y a más de 70k de distancia. Salimos del CP3 y nos disgregamos. Llego al 4 con Ramón, a quien acompaño en esta foto:
La disposición del recurso agua ya no es ningún problema. Otra cosa es el Isostar, no lo quiero ver ni en pintura. Me altera el estómago, calentito, así como está desde que hemos salido, es un cañonazo para la pancha. He dejado de tomarlo antes de llegar al CP3. Espero a Jorge, llega tocado. Entre este CP3 y el 4 el tío del garrote se lleva a mi hermano a la tumba.
Este CP4 está en el k53 y son las 9 de la tarde-noche. Es el momento del antes y el después, el punto de inflexión. Encontramos a dos o tres más que se retiran. El duro calor ha pasado, hay agua a disposición y el sol, por fin, desaparece, deja de azotarnos las seseras. Pero, sin duda, ha ido trabajando los cuerpos.
Es una preciosa estampa. Lo dicho. Jorge se pira pero antes me deja una lata de pasta con atún. Nada de gominolas ni geles. Me la chuto en un 70% y el resto se o cedo al argentino. Cada cual disfruta su parte. También como jamón, queso y colines. Albert sale por su cuenta. Es momento de considerar personalmente cómo se va a afrontar lo que queda. Jorge, lo dicho, se queda. Ha vomitado por el camino y su cara es reflejo de la falta de hidratación. Está descompuesto y tiene clara la decisión. Ramón está arreglándose una ampolla y el argentino necesita más tiempo. Yo me veo bien. Tengo ganas de seguir. Acabo de llenar reservas y con los últimos resplandores salgo trotando tranquilamente. Si algo está claro es que cada uno debe saber qué ritmo tiene y ha de llevar. Hay margen y capacidad de adaptación, pero finalmente puede pasar factura llevar un ritmo que no es el adecuado.
Me cuelgo la frontal en el cuello, la necesitaré dentro de poco. Troto por un camino ancho y regular y veo al fondo la figura de Albert. Cada vez la tengo más cerca. Ha encendido ya su luz roja trasera. Lo intercepto. Tenemos mucho tiempo por delante para fisgonear sobre nuestras vidas, es lo que tiene una movida de estas.
Hablamos de política, de deportes, de nuestros respectivos trabajos, de los hijos (yo más porque tengo más), de religión… Esto es peor que una peluquería. En cierto modo se establece una conexión que potencialmente está llamada a durar mucho tiempo. Recuerdo que vamos a estar codo con codo más de 10 horas, solos prácticamente. Y sin usar casi la frontal merced a la luz de la luna que nos deja verlo todo, hasta un mochuelo apollardao que hay en medio del camino. Espectacular.
ME NOTO CONSUMIDICO
Pasamos los controles de paso 5 al 8 y no estamos en ellos más de 15-20 minutos, en alguno creo que no llega a diez minutos. No consumo ni un bidoncico entre un control y otro, entre CP’s hay unos 11 y 14 kilómetros de distancia y la temperatura ronda los 20º-22º, no hay una demanda excesiva de agua. Hemos cogido un ritmillo solidario de caminar, trotar, cada vez más caminar y finalmente trotar, porque a meta se entra trotando, siempre queda un aliento para ello, que nos va perfecto. De todas formas me noto desgastado, consumido, noto el peso de los primeros kilómetros de la carrera, del calor. Parece que el estómago está encogido y al agua le cuesta pasar. Pero meo clarito y no noto nada raro fuera de lo normal. Conforme avanza la noche el agua que hay en cada control está más fresca y entra a saco por la garganta. Esto me sienta especialmente bien.
El recorrido a oscuras tiene el empujón de la conversación. Clarea el día y desde el CP8 se ve a lo lejos el cucurucho superior de la carpa de meta. Nos hacen marear la perdiz hasta cubrir los 11k entre el CP8 y meta, pero sin problemas. Aceleramos un pelín por aquello de bajar de las 20 horas... A las 19horas y 58 minutos de salir pasamos por debajo del arco de meta.
Me vuelven a dar una bolsa llena de manjares Isostar, me devuelven los 30 pavos de la fianza del chip y ya me planteo la siguiente meta: Ducha y cerveza. Y así lo hago. Jorge se despierta de su sobada en la autocaravana y me acompaña en el aperitivo. Después regresamos a las respectivas piltras y nos cascamos una siesta de 3-4 horas. Y para casa.
CONCLUSIÓN: ESTRATEGIA (hidratación, alimentación, entrenamiento…)
Ha sido una carrera diferente a todo lo que había hecho hasta ahora. 112 kilómetros con temperatura punta de casi 43º. Recorrido con escaso desnivel. Nada técnico (bueno, una bajada de unos 80 metros campo a través, es decir, nada técnico). Pistas y caminos. Tramos largos, largos, rectos, monótonos.
Carrera de tener muy claro cómo plantar cara a todos estos factores, principalmente a cómo superar el CALOR en las horas más duras de la jornada. Un calor seco que se va llevando los jugos de tu cuerpo casi sin que te enteres. Nunca dejes de beber, aunque el agua esté caldo y el cuerpo intente rechazarla.
Es cuestión de HIDRATARSE bien los días previos. En mi caso no recuerdo haber hecho nada especial. Cuestión de hidratarse lo máximo posible durante el recorrido. Factor que llevo al límite, hasta el punto de mendigar agua, sobre todo en los CP2 y 3. En estos avituallamientos el líquido que da la organización es poco, aunque es lo que está establecido.
De cara a este calor he tomado pastillas de POTASIO casi a diario durante las tres o cuatro semanas pasadas. También he tomado unas ampollas de AGUAMARINA de Quinton que llevan sales a pimporro. Las he tomado los días que he salido a correr a mediodía con la brutal torraera alacantina. En esta carrera he tomado dos, y creo que un par más me hubieran sentado bien. Conforme pasan por la gola notas el aporte de sales a saco e inmediatamente sale de la misma garganta la tonadilla de Serrat ‘nací en el Mediterráneooooooo, trailarailo lairo, trailarailo lairo oooo’ (cágate lorito).
Lo he mencionado a lo largo de la crónica, pero hago hincapié con el tema del ISOSTAR: Fresquito es perfecto. Perfecto para los del espinin. Perfecto para las golosas fauces de los niños, a quienes les atraen sus variados colores. Pero imagínate eso a 30 ó más grados de temperatura entrando dulzón por la boca. Personalmente vomitivo. Además, ese dulzor que no sacia y que provoca más y más sed. Así las cosas, decido que se acabó a partir del CP3. Llevo mi medio litro, por si acaso, pero lo abandono cual lastre indeseable dos controles más tarde, cuando veo que con el agua voy más que bien. Y es más, creo que renuncio a estas bebidas (aunque no digas de esta agua no beberé) para siempre. Buscaré el aporte de sales por otros medios, incluso vía anal si fuese menester. Por cierto, otra cosa que no voy a dejarme a la próxima es una botellita con cuentagotas para echar 5-6 gotitas de ANÍS por litro de agua, al final me quedaba un regusto plasticoso desagradable.
Consumo GOMINOLAS de cola, de albaricoque y dos o tres tubitos de ovestrim, pero lo que realmente me hace feliz es el JAMÓN SERRANO, el queso, los colines y el lomo. Pero lo primero es más energético. Ambos menús son compatibles y deben de ser tenidos en cuenta de cara a unos 112k a 43º.
Por otra parte los ENTRENOS: Saliditas de entre una y tres horas entre las 11 y las 2 del mediodía entre 3 y 5 veces as la semana. Las nocturnas de rigor y las tracas más consistentes de la Penya Mighorn y el Maigmó y La Replana el mes anterior al IDM. Mejor me hubiera ido si me hubiese pegado una fiesta de 10-12 horas 2-3 semanas antes. Siento que los 140k del caso UTMDA fueron perfectos. Ahora, a todo esto hay que sumarle un par de fiestas guapas de cara al UTMB. Haremos lo que podamos.
Y cuatro pinceladas sobre la EQUIPACIÓN: Gorra sahariana con bastante faldilla, camiseta técnica salomon, pantalón salomón, ambos de la equipación del Club Nativos, sin calzoncillos, el pantalón lleva una braguilla putamare. Calcetines coolmax MUND, zapas Nike Air de outlet. Mochila camelbak. Y perfecto todo. Acabo con llaguitas en ambos meñiques y el talón izquierdo resentidillo. Voy a vérmelo, creo que tengo demasiada dureza a pesar de mis sesiones de cremitas y limadas.
------------------------------------
ENLACES:
* La entrade sobre el IDM de Vitorunner, la de Alberto Costillas 'El Sombrila'.
* Página del IDM de No Limit.
* Microsite IDM.
* ISOSTAR.
------------------------------------
Mapa, perfil y wikiloc:




11 comentarios:

Michel dijo...

la mare que vá.
Impresionante lo duro que tiene que haber sido,e impresionante cómo lo describes, pasando y pasando por cada dificultad. Lo bordas crack.
Sin duda es fundamental tener en cuenta tantos detalles en una prueba como ésta, pero lo más importante es una cabeza bien entrenada que lleve en solfa en todo momento esos factores.
REspecto al Adolonta, flipo en colores. Se trata de un opiáceo (sedante-relajante mm-depresor del sistema nervioso) que en urgencias siempre decíamos: "dale un adolonta, que aunque no calma pero atonta". Sin duda, una gran imprudencia ofrecerlo. Y probablemente tomárselo uno mismo. Sólo le veo la indicación para DOLOR, y si no tienes bastante con un sencillo antiinflamatorio, mal va la cosa...
Lo de tu pauta casera de sales, potasios... bueno, ya la comentaremos.
Un abrazo.
Por cierto. Lujazo se ha pegao tu cuerpo serrano de reposo en GAta, eh jodio?. Cómo me lo olía, no he querido interrumpirlo. Ya hablamos.
Un saludo desde los pies del Cadí.

alicantemeteo dijo...

Brutal Jaime, impresionante.

Enhorabuena campeón.

raul vicedo dijo...

Enhorbuena Jaime. Estás hecho un crack. buenos entrenos, buen coco y siempre con la sonrisa. En el UTMB te veo en la meta sin problemas

ALVARO dijo...

Me dejas pasmao,solo de pensarlo me quedo sin liquidos en el cuerpo,si en esta te lo has pasado bien,no quiero pensar como te lo vas a pasar en el UTMB.

Elías dijo...

Jaime eres un maquinón!!, supongo que para poder acabar con éxito este tipo de pruebas, o has alcanzado el equilibrio entre el cuerpo y la mente o estás grillao!!..., en tu caso es lo primero, claro... o no!!.

Un abrazo campeón!!.

AtalantasWeb dijo...

Admirable cómo mantienes la cabeza serena en todo momento. Imagino que lo de echarte un chorro de agua en la cabeza para refrescarse, aquí era un despilfarro impensable... Bueno, a cuidarse esos pies con mucho mimo...

VITORRO dijo...

Amigos, ha sido un placer compartir kms y calor con vosotros, ademas después de emborracharon con Isostar¡¡¡¡, seguro que volveremos a compartir kms
un abrazo amigos

Jose Miguel dijo...

Grande hermano, grande eres..te leo con respeto y te imagino en la carrera/infierno...y eso que lo del calor lo llevas peor, pues eres animal de frío mejor..desde los Alpes ese desierto me suena lejano..te veo ya aqui en Chamonix en unas semanas para tu gran reto del verano..voy preparando la cena de bienvenida del 24 de agosto a tu llegada!

Un abrazo !

Anónimo dijo...

paverte matao ,....eso es una sauna y no la del Hilton !!
sonrie po favo !!
www.atotrapo.com

Galiana dijo...

Secretario eres impresionante en todos los sentidos... si sigues por gata y quieres agua dulce busca Rio de Aguas al lado de Sorbas... un abrazo muy grande

Anónimo dijo...

Felicidades ultracampeón!!!
Es impresionante lo que haces y como lo cuentas!
Fermín.