23 noviembre 2012

Momento barrancos: Infern y Abdet

Después de 10 años regreso al Barranco del Infierno. Un día gris, ni más ni menos bonito que cualquier otro día. Vicent, Óscar, Pablo, Dani y el secretario... Hoy estamos tocados por esa luz especial.
Cuando llegamos al lecho del barranco vemos aquello tremendamente lavado, ni el personaje aquel qu te devolvía la pasta si alguien lo dejaba más limpio. Nos percatamos del nivel que debió de alcanzar el agua en algunos puntos por los restos que hay enganchados en las flexibles adelfas. Qué menera de resistir, la naturaleza es perfecta.
La vegetación es más o menos abundante según penetramos en el mundo de caliza pulida. Esto es suave, impresionante, su belleza engancha...
Hemos venido buscando agua y la encontramos. Teníamos otra idea pero este barranco es de naturaleza seca. Pocos días después de las tormentas sólo conserva agua en las pozas. Esta no corre.
 Es más, en los próximos días este hermoso verde oscurecerá. Ese olor a poza que aún conservo entre mis dedos podría llegar a ser nauseabundo. En esta ocasión atravesar estas charcas, saltar sobre ellas, ha sido un placer. Recuerdo otras ocasiones en las que lo he hecho pinzando mi nariz.
Hemos ido ligeritos. Saltando o rapelando, según nos lo pedía el terreno. Un día me gustaría venir con calma, sin prisa. Pasar sentado sobre la roca pulida las horas viendo pasar la luz de un lado a otro del barranco. Por mucho que os cuente no os podéis hacer una idea de lo que siento con este capricho de luces ante mí...
Estas escenas se suceden a lo largo de este Infierno maravilloso... Claros y oscuros, fríos y calores, contrastes que me atontan (...más aún)...
Finalmente llegamos al sifón. Ya desde el principio sabemos que no hay que 'bucearlo', al agua se ha escurrido entre las piedras del barranco. Rapelamos, dejamos las escaleras de hierro a un lado y caminamos entre este desorden genial de piedras... Óscar sale camino de la Cova Santa...
Y nuestro periplo toca a su fin en esta gran cavidad, la Cova Santa. Aún se aprecian las olas de cantos rodados formadas por la gran avenida de la semana pasada. No he dejado de imaginarme cómo debió de correr el agua días atrás por aquí...

Caminamos barranco abajo hasta alcanzar la senda de los no sé cuántos mil peldaños hasta el aparcamiento.  En esta foto la que va a Campell (creo que es Campell, si no, Fleix o Benimaurell).

Esta es la colección de fotos de Vicent, preciosas.
El pasado martes estuvimos en L'Abdet. Es un rollo bastante diferente. Más acogedor, más menudito todo. Pero corría el agua y las sensaciones son diferentes. También respetable... (Fotos de Vicent del pasado martes en l'Abdet)... También fenomenal el vídeo que hizo...
La semana anterior aquello era todo espuma, iba fuerte, salvaje...
------------------------
Entradas relacionadas:
- Accidentes en el Barranco del infierno.
- El clan del sapo.


No hay comentarios: