02 abril 2013

Marcelo, Ferrata y yo...

El triunfo de la felicidad. "Momento padre e hijo. Uno de esos que nos hacen felices", como recientemente me apunta un amigo.
Marcelo y yo salimos cara a la ferrata del Cid una mañana soleada y ventosa. La roca está seca y fría. Voy todo el rato temiendo, pendiente... Pero el trepa y trepa... y sonrie y sonrie...
Y el pequeño tiranillo posa como sólo él sabe hacerlo...
Y entre cables, peldaños y ese encanto especial que tiene la Ferrata del Cid que te deja tocar la roca y te acerca más a la escalada que cualquier otra ferrata, llegamos a la cima.
Joder, qué bien lo he pasado...
En el pateo de bajada, pues eso, como es Marcelo... tirándome piedras, arreándome por detrás con un palo, saltandico como una ardilla...
------------------------------------
Más sobre ferratas y el entorno:

TÉCNICAS PARA FERRETEAR:



2 comentarios:

PEZ dijo...

Que pasada mestre,.....pelos como escarpias!

La foto de Marceliki trepando en la zona sin grapas acojona un huevo!,.....como la vea mamá te lo van a pasar a limpio a triple espacio.... jaaajajajajajaj

Un abrazote maestro!

jaimescolano dijo...

Es una garrapata... ¡cómo se agarraba!