12 enero 2012

Tiempos convulsos... ¿Qué está pasando?

Me voy a trotar por mi barrio. Salgo del asfalto, busco la tierra y me pierdo en la huerta alicantina, en lo que queda de ella. Tengo malamente el pie derecho y no puedo permitirme demasiadas irregularidades.
Correr me relaja, me evade. Rara vez corro y llevo un mal pensamiento conmigo. Alguna sí, pero rara vez.
Corro y disfruto con el paisaje. Siento la temperatura y el calor del sol. O la humedad esta alicantina. El sudor, siempre, haga frío o calor. Por esta zona abundan los árboles monumentales y me esfumo en los lustros, las décadas y los siglos.
Y en el borde de un camino empastrado de basuras y escombros, casi cara al sur, con las cuatro patas bien falcadas, este sillón me invita a todo menos a una cervecita. Acepto su propuesta, su polvo, sus rodales de quién sabe qué. Acepto su historia y la del árbol amputado que lo acompaña.
Tiempos convulsos. ¿Qué está pasando? ¿Por qué pagan justos por pecadores? ¿Por qué no hay un triste sillón para cada uno? ¿Por qué se van a ir de rositas los hijos de satanás?...
Me avisa mi sudor, siento frío y me levanto para seguir corriendo. No sé si huyo, si encaro a la bestia o si busco los buenos karmas al ritmo de mis pies.

11 comentarios:

PEZ dijo...

Me encanta!
Un abrazo maestro

Alejo dijo...

Precioso...
No conocia ese lado sensible de ti.
Saludos.

Michel dijo...

Fantástica la foto. De estudio.
Lo que esta pasando es difícil de entender. Los oyes hablar y se nos debería caer a todos la cara de vergüenza. A los que los votan y a los que no.
Pero el mundo sigue... Pese a todo y pese a todos.
Vivamoslo a nuestro gusto, como tu haces.

Velasco dijo...

huir de ellos nunca
encarar a la bestia siempre
encontrar los karmas, al menos intentarlo para que pongan la nevera debajo del sofaty!!!!

Desafio Vicente dijo...

Espero que por Andorra encontremos alguno de esos, jeje Un Abrazo Genio

miguelflor dijo...

Sabia deducción, bien pensao y bien dicho, el caso es que pase lo que pase nosotros siempre podremos correr que no huir. Un abrazo.

Hortensia dijo...

Afortunadamente cuando se vive no se puede dormir, ni permanecer impasible y mientras alguien reflexione,actúe y no se quede en un sillón como este, la vida sigue mereciendo la pena.

Elías dijo...

Gracias por este texto, son música para la vista. Mira que he estado recientemente por allí y no lo he visto.

garrotipadur dijo...

mestre sou uns cracks!

Alfonso MB. dijo...

Me ha gustado, sobre todo tu vena poética. Un fuerte abrazo.

jaimescolano dijo...

Estoy por ir a recuperar ese sillón... Vaya energía.