19 diciembre 2012

Estrellas, roca y agua... Abdet la nuit.

Por fin conozco a Fermín. Los misterios de los corredores solitarios parece que están destinados a mostrarse en pequeñas dosis, a gotas, como en esta ocasión. Así y todo no podía haber sido mejor la presentación.
Un tipo con barba se aproxima. Aquel pensará "un melenudo se aproxima".
Ya está claro, somos los que esperábamos ser. Nace la división 'Barrancos' de la frikitroupe 'Corredores solitarios':

Hora y pico de coche es un considerable periodo para hacer las presentaciones. Vamos a ser buenos compañeros de cordada.
Nos dirigimos al Abdet a atravesarlo sólo con la luz de nuestras frontales. Va a ser toda una novedad para mí, Fermín ya ha tenido alguna experiencia.
Al llegar sopla un poco el viento. Alguna nube pero en general las estrellas presentan sus habituales y hermosas formaciones. Las siluetas que nos rodean son familiares. Cada vez nos sumergimos más entre los cajones del barranco y nuestra vista sólo mira a los tres metros cuadrados que nos rodean.
Mi cámara de fotos está a cero de batería, sin saberlo Murfi o su primo han venido de polizones.
Mi hermano Jorge me ha dejado una frontal Petzl sumergible 100% que me va a permitir disfrutar más si cabe de la experiencia. Me curré ayer una ñapa con teflón y cinta americana que finalmente no pruebo y no sé hubiera aguantada, aunque Fermín lleva una pequeña Petzl encintada que no deja de alumbrar toda la noche, osea, funciona la ñapa... Pero el linternón de Jorge ha triunfado como la cocapeisch... En esta imagen la frontalaca (este piensa que se la voy a devolver pero me voy a hacer el suecales) y mi ñapa:

EL AGUA DE NOCHE
La primera sensación es que el agua es más clara, me parece más pura, más limpia. Destellos embriagadores que no olvidaré y con los que ya sueño. Refleja brillos en la roca. Reparte tonos verdes incontables, amarillos de todas las gamas imaginables... Quizás el hecho de que tenga que estar tan pendiente de dónde piso me haga admirar así este elemento.
El caso es que me siento cómodo. Y con Fermín otro tanto de los mismo. Compartimos novia y lo llevamos bien.
Instalamos el primer rapel y disfrutamos del chorro, del agua que se cuela por todas nuestras fisuras. No está tan fría. No hace tanta rasca como pensaba... A partir de ahora el comportamiento va a ser como si de una ocasión normal se tratara, con más precaución, pero con flow, mucho flow.
Vamos ligeros. Saltamos. Ponemos los pies donde toca. Conocemos bastante bien el barranco y eso hace que el disfrute sea mayor en estas circunstancias.
Una espectacular experiencia que se repetirá tarde o temprano.
Cervezas y bocatas al salir.
-----------------------------------
Entradas relacionadas: El clan del sapo. Abdet potente. Info en Barranquismo.net.
-----------------------------------

3 comentarios:

Nicolas Lopez dijo...

Reconozco que me acojoné cuando me invitaste.
La noche me confunde.
Qué disfrute!

Pilar Agujetas dijo...

Que grande eres rey, para cuando el vidiete? Haber si nos vemos antes de que acabe el año. La linterna que me Pidio fran le puede ir la Duo de Pelzt Salu2 Paco

Elías dijo...

Yo también quiere jefe, a ver cuando me sacas, prometo portarme bien.