08 abril 2013

El mundo según... tú, y tú, y tú.... Redescúbrelo cada día

En esta ocasión según nosotros, según Juan y yo. Otros ha cartografiado el mundo, han trazado rutas, túneles, puentes, sendas, rastros... Esta ruta ha sido inspirada por el Tío Victoriano, se me antoja un curioso personaje de Agost, amante de la sierra y del paisaje, sólo por esto ya lo admiro. Él hoy ha vuelto a inspirar nuestros pasos. Aquel mundo que él descubrió e interpretó hoy lo redescubrimos y reintrepretamos Juan y yo... En mi caso es la tercera vez que reinteriorizo este mundo particular, y os prometo que lo he disfrutado como lo hice la primera vez, que he vuelto a encontrar recovecos, formas, luces... rastros que volveré a repasar en próximas ocasiones.
Con esta predisposición nos levantamos a las seis de la mañana para encontrarnos, abrazarnos y alcanzar pronto la Creu de Castellans en Agost y ver salir el sol... Ilumínanos, que tenemos ganas de interpretar y reinterpretar, de conocer y reconocer, de amar y reamar... Al fondo Alicante, su bahía, la Serra Grossa, el Cabeçó, la Mighorn... Todo ese mundo que Victoriano descubrió en su día y que hoy nos toca a nosotros.
El día amanece fresco y claro. Los aviones dejan sus huellas en el firmamento. Ofrecen a sus pasajeros la posibilidad de descubrir nuevos rincones, ellos también. Habrá quien aproveche esa oportunidad mejor que otro. Lo siento por que no lo haga.
Arreamos al trote feliz, el que nos permite charlar, mirar y remirar a nuestro alrededor. No sé de cuántas cosas hemos hablado mientras el aliento nos ha dejado. Y llegamos al territorio Victoriano. Él nos ha dejado ese mapa, esa visión suya del mundo que antes mostré.
Decidimos y redecidimos. Vamos al Castellet de La Murta, un picacho agudo que se levanta al Este de la Sierra del Ventós, es un desvío que vale muy mucho la pena. Yo lo redescubro, pero me hace tan feliz como la primera vez que lo subí ver cómo Juan lo descubre, por esa felicidad han pasado cientos, miles de personas, moros, cristianos y barefutianos, fijo, pero hoy es Juan el descubridor de La Murta...

¿Pequeño e insignificante? No, -frío, frío-... GRANDE, FELIZ, SATISFECHO... Espero volver a ver esta sensación. Él descubre y yo le descubro a él. Me llena tremendamente estar aquí en este momento.
Destrepamos junto a los centenarios y rotos muros del Castellet, lo bordeamos y ascendemos de nuevo a la cresta en busca del Ventós, nuestro próximo descubrimiento.
En lo que queda de filo aún disfrutamos de un par de pasos que nos permiten descubrir-redescubrir la grandeza de esta pequeña sierra que está ahí, que siempre ha estado ahí y que hemos pasado por alto ante las elevaciones que la circundan y han deslumbrado nuestros ojos. Llegamos al Ventós...
¿Habéis visto? Un auténtico descubridor en la cima del mundo. En lo alto de este mundo que hoy hemos interpretado para nuestro placer, para nuestros sentidos. Es la cima del Ventós, la suficiente altitud como para regresar al origen con una perspectiva diferente, nueva, cargada-recargada para seguir con ganas de descubrir el mundo.
Jamás pensemos que todo está descubierto. Las personas que tenemos a nuestro alrededor nos ofrecen la posibilidad de descubrir cada día algo en ellas. En nosotros mismos... Como cada rastro del monte, como cada picacho, como cada Juan, cada Murta o cada Ventós...
--------------------------------------------------------------
Entradas relacionadas:
La ruta: El mundo según el Tío Victoriano. 14,8k, track, etc, etc. El descubrimiento. Se trata de un recorrido circular con partes bastantes técnicas hasta el Ventós. El descenso es muy corredor por sendas y pistas hasta Agost o, en nuestro caso, hasta el polígono industrial que hay a la entrada del pueblo, desde donde nos encalomamos directamente a la Creu de Castellans. A la vuelta, carretera Agost-Sant Vicent, hay unos cuantos baretos más que recomendables. En esta ocasión bocata de hígado con salsita verde, bocata de salchichas a la brasa, platico de tomate y aceitunas y cervezas para lubricar e hidratar. Perfecto, ¿verdad Juan?
Desde Agost con calor. 46,2k. El redescubrimiento con vuelta de tuerca.
Por allí transitan los PRCVs 269, 189 y 274
--------------------------------------------------------------
Vimeo

1 comentario:

fer dijo...

Tengo ganas de redescubrir la Murta, hace muuucho que no subo, re-apuntada en pendientes... :)