11 julio 2014

De noche, pero no de caza... Siempre algo extraño

Como extraños pero casi como en casa. Una sensación siempre sorprendente. Eso de hacer actividad por la noche en el monte sin ser un animal que sale de caza siempre le deja el cuerpo a uno bastante arreglado para retomar la vida humana. Es una necesidad, en eso coincidimos bestias y yo.
Cae la noche, empezamos a adaptar las pupilas...


Hasta que la necesidad de adaptación nos obliga a transformar la realidad para sobrevivir en ella...


Leandro, días atrás, me propone hacer la ferrata del Cid y bocatear arriba. Va con Guillermo, su hijo, y Alba, mi prima-sobrina y siempre adorada personica. Marcelo se apunta y, con todo esto, rematamos un jueves como de pocas formas se puede rematar.


A la espectacular compañía añadimos luna casi llena, brisa...
It's a walk in the wild side in a perfect day... Es lo que suena, me parece perfecto para poner cuatro letras y volver a recordar estas últimas horas...
-------------------------------------------------------------
PD: ¿Son bonicos o aquí qué coño pasa?

-------------------------------------------------------------
Y aquí unas ANTROPOTUTORIALES con técnicas para ferratas y otras interesantes.

No hay comentarios: